top of page

Pintura y café

El café no ha sido solamente la bebida que ha acompañado al autor en el momento en el que las musas hacen de las suyas y aparecen para llenar el momento de inspiración y posibilitar el arte, no. Tampoco, el café en el arte se limita al lugar en el que grandes artistas se reúnen para sus famosas tertulias y debates alrededor del apasionante mundo creativo o la realidad de los países que habitan. No. El café ha sido mucho más pues en variadas obras vemos que ha logrado ser el objeto que se busca representar, la razón, el interés del artista. Vimos en blogs anteriores cómo el café aparecía en títulos de hermosas canciones y esta vez, queremos explorar el café en la pintura, aquí te compartiremos unas cuantas de aquellas obras emblemáticas que un apasionado eterno por el café debe conocer.

La autómata, Edward Hopper:


Esta pintura del pintor estadounidense busca retratar la realidad de aquella época desde lo cotidiano. En esta pintura observamos a una mujer con sombrero en una esquina de un café, solitaria, meditabunda, sentada, con una taza de café entre sus manos. Hopper es un mago para expresar en sus obras sensaciones de abandono y tristeza.


Coffee, Edward Hopper:


Por su parte, aquí Hopper hace del café todo un protagonista. La pintura consta de una taza roja oscura sobre una mesa. A su alrededor podemos ver algunas sombras en las que adivinamos posiblemente una mano y otros objetos del espacio. Es el café en que se lleva toda la atención.

Café Opera, Ernest Descals:


Este pintor catalán ha dibujado varios cuadros en los que retrata cafés, bares y cafeterías en sus interiores. En este caso, pareciera que funde al recinto con las personas que lo visitan, los unifica como si hiciesen parte fundamental del lugar.


Después del almuerzo, Renoir:


Esta famosísima pintura retrata la hora posterior al almuerzo, la hora del café, la conversación, la tertulia.


La hora del café, Rosa Cánovas:


En esta pintura encontramos tres tazas con diversas variedades de café, cada uno más claro que el otro. Es una pintura sencilla que resulta una invitación delicada a la bebida.

Café con medialunas, Betina Portolesi:


En este cuadro se ve a tres hombres mayores conversar alrededor del café y las conocidas medialunas argentinas. Se puede ver de manera clara el rostro de dos de ellos, el tercer hombre se ubica de espaldas y apenas podemos adivinar algunos rasgos de su perfil. Parece ser quien habla.


Terraza del café por la noche, Van Gogh:


Seguramente esta pintura ya la habrán visto ya que es una de las más conocidas del maravilloso Van Gogh. Retrata un café que se halla sobre la vereda. El azul de la noche y el amarillo con visos anaranjados del lugar realza la pintura otorgando cierto velo de magia e intensidad.


¿Qué otras obras conoces tú? Cuéntanos por aquí, nos encanta descubrir el arte al calor de una taza de natural amarillo Primitivo.


85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Tienda de Café en Línea
bottom of page