top of page

La prensa francesa


Si eres un amante del café lo más seguro es que hayas escuchado hablar de ella. Tiene muchos nombres: prensado francés, french press, pote de la prensa, cafetera de pistón, cafetera de émbolo. Fue construida y patentada por Attilio Calimani y Giulio Moneta a finales de los años 20. La prensa francesa se ha convertido en leyenda. Su fama radica en el sistema de filtrado que posibilita rapidez, versatilidad, y lo más importante de todo, una deliciosa taza.


Su descubrimiento se le atribuye a un comerciante anónimo que en una de sus expediciones descubrió la forma de filtrar el café con una malla de metal. En una de las noches de reposo, frente a la fogata que lo resguardaba del frío nocturno, el comerciante introdujo una pequeña malla de metal en la olla en la que tenía el café molido. Descubrió que el sistema era efectivo: el café quedaba en el fondo de la olla. Esta forma de tomar café se fue expandiendo por todas partes. A donde fuera que llegara el comerciante, compartía su descubrimiento. Como viajaba mucho la idea de filtrar el café con una malla de metal, en muy poco tiempo, fue conocido por todo el mundo.

A pesar de que el descubrimiento del comerciante sufrió cambios significativos y un desarrollo de gran importancia, su esencia siguió siendo la misma: un recipiente y una malla de metal. En 1852 dos inventores franceses diseñaron algo que podría denominarse el precursor de la prensa francesa que conocemos hoy. Ellos introdujeron la forma cilíndrica del recipiente y un sistema de émbolo muy rudimentario que hacia descender la malla de metal. Attilio y Giulio perfeccionaron este prototipo en 1929 con un recipiente de acero inoxidable, un émbolo desarmable y un filtro de acero con cerdas supremamente finas.


La prensa francesa además de ser utilizada en el mundo del café, se utiliza en otros tipos de preparaciones. Una de las más comunes es el Té. Se introducen las hojas de Té, éstas al entrar en contacto con el agua caliente destilan todos sus componentes, para luego ser llevadas por el embolo hasta el fondo del recipiente. Así la bebida queda sin ningún tipo de residuo. Con el café es el mismo mecanismo, salvo algunas diferencias. El café se pone en el fondo, se pone un poco de agua para preparar el café y luego se agrega el resto del agua en círculos, de manera pausada. El café se deja en inmersión, es decir, bajo el agua, alrededor de unos tres minutos. Pasado este tiempo se hace turbulencia (se revuelve) y luego se pone el émbolo. El secreto para que se filtre perfectamente es bajarlo muy lentamente. Y recuerda, la molienda siempre debe ser gruesa, así no tendrás sedimentos en tu taza.

Esta cafetera es ideal para comenzar el día, proporciona un café intenso con un gran cuerpo. Es uno método de preparación muy común en los hogares. Si aún no lo tienes en el tuyo no lo pienses más. Si aún no te convence, lo siguiente no te hará dudar más. Con la prensa francesa también puedes hacer Art Latte. Es simple, calientas la leche y luego la pones en la prensa. Y solo te queda mover el embolo hasta texturizar la leche. Ahí lo tienes, la leche perfecta para preparar un rico Latte. Así que no lo pienses más. La prensa de émbolo te espera.



35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


Tienda de Café en Línea
bottom of page